El total de las erogaciones provinciales fue de $2.018 millones en valores corrientes en el año 2006, un crecimiento del 128% respecto al año 1995. Si se analiza el gasto público respecto al producto bruto provincial, en 1995 el gasto equivalía al 24,6%, en 2002 y 2003 pasó a valores de 16% y 17% respectivamente, elevándose para llegar al 21,5% en 2006.

Durante la administración Romero la inversión en obras públicas elevó la participación del gasto de capital hasta un 22% en los últimos años (2003-2006), lo cual fue positivo para la construcción de infraestructura que impulsa el crecimiento económico de la Provincia.

Además es importante resaltar que el empleo público se mantuvo relativamente constante durante el período 1995-2007, presentando uno de los valores más bajos del país en cuanto a este indicador. A su vez el salario medio por empleado público subió un 71% entre 1997 y 2006.