Partiendo de la premisa que la educación es uno de los actos indelegables del Estado y la forma insoslayable de dignificar a todos los niños, hombres y mujeres de nuestra tierra, con igualdad de oportunidades establecimos un plan de acción centrado en los principales ejes de la transformación para cumplir con este mandato social.

Para que la transformación fuese posible, la acción de gobierno en el área educación se centró fundamentalmente en:
▪ Aprovechamiento adecuado de los recursos económicos y humanos
▪ Eficiencia y calidad
▪ Igualdad de oportunidades

La transformación educativa permitió optimizar la eficiencia del sistema, los otros desafíos fueron la calidad y la excelencia.

Fijar la prioridad en la educación supone enmarcarla en una norma que aliente la participación y la responsabilidad en la comunidad educativa, la relación de la educación con el mundo del trabajo y que se adecue a la nueva realidad en que vivimos.

Fijar la prioridad en educación es dar a todos una herramienta para romper las barreras de las desigualdades sociales y de una sociedad dual que vive la paradoja de su riqueza material y la pobreza de su gente.

Entendimos a la educación como una inversión y no como un gasto, y quien pueda sugerir que es cara que analice el costo de la ignorancia.

Incentivamos en las Escuelas Técnicas la culturización de la Ciencia y Tecnología estimulando una decidida vocación investigadora.
Todo lo que se hizo fue posible gracias a la comprensión y el esfuerzo de todos los docentes salteños.