Hemos impulsado la ejecución de actividades de control y vigilancia en áreas protegidas lográndose reducir el impacto de actividades no deseadas o ilegales dentro de las Áreas de Conservación y presencia permanente en el campo.

Por primera vez la custodia efectiva de Áreas Protegidas en la Provincia, se hizo
realidad desde la creación de la primera unidad en los años ‘60.

De esta forma logramos ampliar la presencia permanente de la Institución en las Áreas Protegidas, fundamentalmente en aquellas detectadas como prioritarias, muestra de ellos es el número de procedimientos en materia de caza y pesca furtiva, de extracción ilegal de madera, rescate de fauna silvestre y acciones de prevención dirigidas a pobladores y visitantes.

Hacia fines de 2007 sumamos casi 89.000 Has con protección efectiva. Los esfuerzos sobre Áreas Prioritarias, relacionadas o vecinas a otras unidades de conservación no prioritarias, permitió ampliar la cobertura de vigilancia sobre éstas, logrando de así acrecentar el número de áreas custodiadas. Es el caso de los Monumentos Abra del Acay y Angastaco, por su proximidad a la Reserva Quebrada de las Conchas; Reservas de Uso Múltiple Lotes: 4.325, 4.326, 4.336, 1.703, 1.704, 19.866 por su vecindad con la Reserva de Flora y Fauna Acambuco.

Esto ha dado como resultado que el 60% de las Áreas de la Provincia cuenten con algún grado de protección hacia fines de nuestro gobierno.