Como se puede apreciar a lo largo de lo expuesto, la Provincia de Salta buscó, a través del marco normativo, la privatización de servicios y la implementación de sistemas de gestión, mejorar la eficiencia en la asignación presupuestaria y el ordenamiento del Estado, es decir las denominadas “reformas de primera generación”.

Esto posibilitó apuntar a programas y acciones tendientes a mejorar la calidad de vida, a la movilización de los sectores productivos y a la eliminación de imperfecciones en la correcta asignación de recursos, es decir las “reformas de segunda generación”. En este sentido se instrumentó con éxito, en algunas áreas del Gobierno, la reingeniería de procesos a toda la administración pública.

Se trabajó en experiencias de descentralización educativa, en autogestión hospitalaria, ordenamiento del sistema de subsidios para Unidades Educativas Públicas de Gestión Privada, el gerenciamiento privado de un hospital público y gratuito,  entre otras, buscando un cambio estructural de los componentes del desarrollo humano, que permita una mejor prestación de los servicios a la población más necesitada, es decir, distribuir mejor la riqueza.

Continuando con el proceso de Reforma Provincial, ya en su etapa final, la Provincia se abocó con decisión en la “tercera generación de la reforma”.  Dentro de esta etapa final, se continuó con la implementación de sistemas de gestión y se ha firmado un convenio y desarrollado un plan estratégico para la implementación del e-government y e-procurement, cuyos objetivos principales son los de hacer más transparente la gestión, modernizar los servicios del Gobierno para los ciudadanos y empresas de la Provincia y mejorar de manera significativa la eficiencia de los procesos internos de gobierno. Parte de estos objetivos se cumplieron a través de la página web del Gobierno Provincial y de las de algunos organismos estatales.