Basándose en los indicadores existentes y la realidad social, financiera y económica imperante en la Provincia de Salta, la administración Romero se orientó hacia una profunda reforma estructural, que obtuvo  fundamentalmente los siguientes resultados:

▪ La reducción del déficit fiscal, lograda mediante una fuerte contención del gasto, una reasignación presupuestaria, reducción del personal y una eficiente administración de la política fiscal, con superávit económico que permitió financiar la inversión pública.

▪ Adecuación del Estado al servicio de la sociedad civil, mejorando la calidad de la prestación de los servicios brindados por la administración y un control de los servicios privatizados a través de Entes Reguladores.

▪ Saneamiento financiero del Estado logrado por una firme decisión provincial de modernizar la gestión estatal y el apoyo de los programas con financiamiento internacional.

▪ Fortalecimiento de la capacidad de la Provincia para planificar, programar, financiar y ejecutar los recursos del Estado eficientemente.

▪ Mejoras en la calidad y equidad de los servicios de Salud y Educaciónaplicando acciones como: autogestión y tercerización de los servicios hospitalarios, descentralización educativa, ordenamiento y control de los recursos humanos.

▪ Adecuada prestación de los servicios públicos a través del proceso privatizador.

▪ Liderazgo de la Provincia en la Región, obtenido mediante los resultados enunciados anteriormente, los cuales condujeron a posicionar a la Provincia como un estado ágil y moderno dentro del Noroeste Argentino.