El óptimo uso de los recursos disponibles, ha permitido que durante la administración Romero se logre la cifra más baja de mortalidad infantil en la historia de la Provincia.

La mortalidad infantil ha ido descendiendo de manera sistemática durante la última década, se redujo en un 50%.

Logramos que Salta en el contexto nacional se encuentre por debajo de la media, y entre las 8 mejores provincias en el ranking de mortalidad infantil, mientras que en el año 1995 la Provincia ocupaba el 20* lugar.

Otro dato que refleja progreso en los indicadores de Salud en la Provincia es la significativa merma de las muertes maternas. Logramos que la tasa de mortalidad materna se reduzca en un 60%.

Se observó una reducción sustancial, que permitió achicar la brecha con la tasa promedio para el país de 5,3 a 1,8 puntos porcentuales, y mejorar su posición en el ranking nacional del vigésimo al 15ª lugar.